Certificado de seguridad de la instalación eléctrica

A menudo se suele confundir con el certificado energético y en realidad tiene poco que ver. Se trata de un documento elaborado por un instalador eléctrico (técnicos competentes con carnet otorgado por la Consejería de Industria después de haber pasado un examen) que, una vez comprobada la instalación eléctrica de una vivienda, comercio, oficina, industria, etc., la considera adecuada para su funcionamiento.

En Asturias se distingue entre el CS (Certificado de Seguridad) y el CSI (Certificado de Seguridad de la Instalación Eléctrica). El primero es un documento más sencillo que normalmente se requiere en instalaciones antiguas que no vayan a aumentar la potencia contratada o que no vayan a superar la potencia máxima que alguna vez estuvo contratada. El segundo, es también conocido como “boletín eléctrico” y es más complicado ya que implica la realización de planos y la adecuación de la instalación a la normativa actual. Es necesario tenerlo para las altas nuevas de contratos eléctricos, las solicitudes de subida de potencia (salvo que anteriormente ya haya habido contratada una potencia superior, caso en el que la compañía puede que nos acepte el CS) o los reenganches de instalaciones que llevan tiempo dadas de baja.

Normalmente, la Consejería da a las empresas eléctricas instrucciones sobre qué documento es necesario en cada caso, aunque las empresas tienen posibilidad de pedir más concreción siempre que se muevan dentro de lo establecido en el Reglamento Eléctrico de Baja Tensión. Por desgracia, suele haber bastante confusión con este tema y solemos estar en manos de quién toque que nos coja el teléfono ese día en la compañía…

Si tienes un problema con tu instalación eléctrica y necesitas de nuestra ayuda, no dudes en contactar con nosotros. Somos especialistas.

CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO

HAZ CLICK AQUÍ

984396351

Share Button