certificación energética de edificios, ¿qué es?

Esc_Cert_Energetica

En las próximas semanas se va a poner en marcha una nueva herramienta legal que pretende concienciar de la importancia de la energía y de como se usa para la economía: la Certificación Energética de Edificios Existentes.

Aunque en España los inmuebles posteriores a 2007 ya tienen el certificado, a partir del 1 de junio, aquellos que estén en alquiler o venta anteriores a 2007 también tendrán que tenerlo. Además, será obligatorio que la Categoría Energética se comunique cuando estos inmuebles se publiciten, algo que a fecha de hoy, no se estaba haciendo regularmente ni siquiera con los posteriores a 2007. Es una obligación impuesta desde Europa y que va ya con 11 años de retraso de aplicación en España.

Bien, ahora sabemos que los inmuebles a la venta o alquiler necesitan del certificado energético, pero, ¿qué es?

El certificado energético de una vivienda (aislada, piso o bloque completo) de un local u oficinas, es un un documento que, en función del cálculo de su demanda y sus consumos energéticos, le otorga una categoría. Esta categoría es análoga a las que ya tenemos para los electrodomésticos y es una escala que va de la letra A (mejor categoría) a G (peor categoría). Así, los compradores o inquilinos podrán comparar entre distintas viviendas con una escala única.

La demanda de energía depende de las características constructivas, de la orientación y de su ubicación en una determinada zona climática. Los consumos dependen de que la demanda que necesitemos sea mayor o menor, y tendrá que ser cubierta por unas instalaciones de calefacción y refrigeración que en función de su tipo, emitirán más o menos cantidad de CO2 a la atmósfera. Para los locales comerciales se contempla además la iluminación instalada.

En resumidas cuentas, para que nuestro inmueble sea letra A o B, las mejores categorías, el inmueble tiene que necesitar poco calor en invierno y poco frío en verano, y que además, los sistemas de agua caliente, calefacción y refrigeración que tengamos sean eficientes para que consuman lo menos posible. En cambio un inmueble letra G será justo lo contrario.

¿Por qué es importante para el comprador o arrendatario saber que letra es el inmueble a comprar o alquilar?

Muy sencillo, la letra va a ir directamente relacionada con lo que va a gastar todos los meses en electricidad y/o gas. Un inmueble letra A puede llegar a consumir un 70% menos que uno tipo G. Con una cuenta rápida se puede imaginar el ahorro que supone.

Para certificar su inmueble, tiene que ponerse en contacto con una empresa especializada, como Certifica Norte. Prepararemos un presupuesto que se adaptará a sus necesidades. Una vez aprobado, se acordará una visita a la vivienda o local para que un técnico realice las mediciones oportunas. Es una visita obligatoria por Ley que no se puede evitar de ninguna forma y no que no supondrá mucha molestia para usted. Con los datos necesarios, el técnico realizará el informe mediante un programa oficial del Ministerio de Industria que determinará la calificación de su propiedad.

Además, el técnico está obligado a proponer una serie de mejoras viables para que su inmueble mejore su demanda y consumo. Para Certifica Norte es muy importante poder ofrecerle un abanico de mejoras que tengan una amortización lo más corta posible y que, además, supongan una revalorización de la propiedad en el corto plazo.

Esto nos lleva a otro tema interesante: en países vecinos que ya tienen implantado este sistema (básicamente, todos los de la Unión Europea) se estima que la diferencia de precio entre dos letras puede llegar a ser de hasta 30.000 €.

Share Button