Archivo de la categoría: Certificación Energética

Entradas relacionadas con la Certificación Energética de Edificios

Siguen las inspecciones en inmobiliarias

Si hace unas semanas era Navarra la que primera comunidad autónoma en comenzar las inspecciones a las agencias inmobiliarias abriendo expedientes sancionadores a 5 de ellas, ahora es Cataluña la siguiente en comprobar el cumplimiento del Real Decreto 235/2013 que regula el certificado de eficiencia energética.

Según comenta Idealista, se han realizado inspecciones en varias agencias, solicitando la información referente al certificado de varios inmuebles a la venta. Hay que recordar que el Real Decreto obliga a que esta información esté presente en los anuncios que se realicen en el inmueble. Por tanto, aunque sea responsabilidad del propietario cumplir con la normativa, el agente inmobiliario tiene que evitar que sus anuncios incumplan la Ley y asegurarse de que el propietario tiene el certificado. Es decir, en caso de inspección y no cumplimiento, supondría una multa para propietario y otra para el agente. La Ley está en vigor desde el 1 de junio de 2013.

También recordar, que como ya comentamos anteriormente, los anuncios en los que aparece el certificado como “en trámite” tampoco son válidos. Los técnicos de las consejerías son conscientes de lo que significa “en trámite” y solicitarán los justificantes de registro en la consejería correspondientes en caso de inspección.

Éste es el enlace a la noticia publicada por Idealista: http://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2014/04/24/727747-las-inmobiliarias-que-anuncien-casas-sin-certificado-energetico-bajo-la-lupa-las 

Por otra parte, se puede comprobar fácilmente el incumplimiento de la Ley no está solo entre las agencias inmobiliarias. Con visitar las webs de gestión inmobiliaria de los bancos para comprobar como no cuentan con los certificados. Y si lo tienen son realmente dudosos (hemos visto hasta el certificado de un garaje -que no necesita certificado por Ley- con la letra A). Además, falsear la información respecto al certificado está entre las sanciones graves (de entre 3.000 y 6.000 €).

Para cualquier consulta, por favor, poneos en contacto con nosotros a través de info@certificanorte.com o en 985 396 351.

Share Button

Las 2 formas de obtener un certificado energético

Captura de pantalla 2013-10-07 a las 13.13.05

Nos encontramos con propietarios que prefieren pagar 70 € por un certificado sin garantías como también inquilinos que buscan pisos mal calificados para rebajar el precio del alquiler o la compra. Si la letra de nuestro piso dependiera solo de las condiciones del piso sin duda buscaríamos al certificador más barato. Sin embargo, el resultado final depende mucho de quién y cómo haga el trabajo. Veamos las 2 formas que hay de afrontarlo:

  1. Certificados introduciendo en los programa informáticos valores por defecto. Si el técnico visita el inmueble y toma unos datos básicos es una forma de certificar legal. Pero legal no significa REAL. No se investiga ni se realizan cálculos que puedan afinar el resultado y lo normal es que se obtenga una o dos letras menos de la real.
  2. Certificados usando datos completos. Se obtiene una certificación LEGAL y además, REAL. El técnico utiliza todo el tiempo que necesita para realizar el certificado y se asegura que la letra obtenida es la real y no una inferior. Además, presenta unas medidas de mejora adaptadas a las necesidades del propietario, ahorrándole miles de euros en caso de que realice reformas inadecuadas en el futuro.

Entre el primer método y el último podría haber entre 50 y 80 euros de diferencia en el precio del certificado. Sin embargo, solo en un año de alquiler, una pérdida de 30 € al mes (una previsión muy conservadora) después del regateo de un posible inquilino supone dejar de ingresar 3.600 durante los 10 años de validez del certificado. Si nos consiguen regatear 50 € al mes, son 6.000. La cuenta parece sencilla.

Share Button

Ocho mitos sobre el certificado energético a desmontar en 2014

Comparto con vosotros un bien artículo sobre el certificado energético publicado hace unas semanas en el diario El Mundo.

Ocho mitos sobre el certificado energético a desmontar en 2014 | Vivienda | EL MUNDO.

Share Button

Primeros Expedientes a inmobiliarias por el certificado energético

Era algo que tarde o temprano iba a llegar. Después de que la Comunidad de Madrid sancionara por primera vez a un técnico por falsear los datos de un certificado (4.000 € de multa), ha sido la Comunidad Foral de Navarra la que ha abierto los primeros cinco expedientes a inmobiliarias por incumplimiento del Real Decreto 235/2013. Por ahora no ha transcendido apenas información de cuales han sido exactamente las infracciones. Enlace a la noticia.

Hay que recordar que la exhibición de la calificación energética (la letra que nos da el certificado) es obligatoria desde el momento en que se comienza a publicitar el inmueble a la venta o alquiler. Es decir, el propietario debe tener el certificado desde el momento en que comienza a anunciarlo.

Tal vez ya haya visto en los escaparates de las inmobiliarias o en los anuncios de los portales la coletilla “en trámite” para el certificado energético. Sin embargo los técnicos de las comunidades autónomas son conscientes de que esto no deja de ser una triquiñuela, ya que son ellos los que registran los certificados y por tanto es muy sencillo comprobar cuales están en trámite o no. Además, es un trámite que se resuelve en días.

 

Share Button

Noticias sobre el Certificado Energético en Asturias

Tener una cartera de trabajos realizados de cerca de 400 certificados de eficiencia energética en Asturias (la mayoría en Gijón) nos da la posibilidad de obtener información desde múltiples ámbitos.

Así por ejemplo hemos podido conocer que las tasas para el registro del certificado en el Principado de Asturias (recuerda que es obligatorio para que tenga validez) comenzarán en 17 € aproximadamente para inmuebles de hasta 150 m2, seguirán en 34 y así hasta cerca de 200 para bloques de viviendas. No están aprobadas y por lo tanto pueden sufrir cambios. Hasta la fecha, este trámite no tiene coste.

Por otra parte, parece ser que el truco de poner en los anuncios “certificación energética en trámite” no va a servir para mucho cuando lleguen las inspecciones. Habrá que justificar que efectivamente se ha comenzado el trámite con el justificante de registro o cualquier otro documento. Evidentemente, es sencillo para los inspectores saber cuando se trata de una excusa o de la realidad. Hay que tener en cuenta que las sanciones en relación al certificado energético comienzan en 300 y acaban en 6.000 €.

Nos indican que en las inspecciones para comprobar que un certificado está bien hecho se va a requerir de la presencia del técnico que lo realizó. Es de sentido común que podamos defender nuestro trabajo, ya que los técnicos también nos enfrentamos a sanciones muy duras (en diciembre pasado un técnico recibió en Madrid una sanción de 4.000 € por falsear un certificado) El problema es cuando el propietario tiene un certificado de baja calidad realizado a distancia. ¿Vendrán los técnicos de otras comunidades a defender y representar a los propietarios durante las inspecciones? Complicado.

El certificado ya influye en el precio de inmueble. Al menos en el mercado del alquiler. Los inquilinos buscan negociar con todas las armas que encuentran y se han dado cuenta que el certificado es una herramienta pensada para ellos. Dada la situación económica aún es difícil cuantificar cuánto influye.

Por último, siguen los rumores de que la calificación energética va ser un factor que influirá en el impuesto de bienes inmuebles (IBI). Es decir, una calificación mala en el certificado hará que paguemos más IBI. Teniendo en cuenta que el certificado tiene una validez de 10 años, tampoco es una locura que en este plazo pudiéramos encontrarnos con medidas en ésta línea. Hay que recordar que un certificado bien hecho califica mejor que uno hecho de cualquier manera. Es necesario que un técnico con experiencia dedique el tiempo adecuado para conseguir la calificación más cercana a la realidad.

Share Button

Certificación Energética en Asturias: ya es oficial

Nos imaginamos que a estas alturas ya os habrán llegado las noticias relacionadas con la aprobación de la obligatoriedad de la Certificación Energética de Edificios para aquellos inmuebles  que estén a la venta o alquiler el próximo 1 de junio. Aunque el anuncio de la aprobación por el Consejo de Ministros se realizó el pasado día 5 de abril, no ha sido hasta el sábado 13 cuando se ha publicado en el BOE el texto definitivo del Real Decreto. Podéis encontrarlo en el siguiente enlace.

Tenemos pues un margen relativamente corto para actuar. Como ya sabéis, el Real Decreto obliga no solo a que el propietario posea el Certificado en el momento de la firma de contrato de compra-venta o alquiler, si no que la calificación tiene que formar parte de la información publicitaria del inmueble.

Serán las comunidades autónomas las que lleven control de los certificados: tanto de su existencia como de la correcta realización de los mismos por los técnicos.

Por último, recordad que para poder realizar el Certificado el técnico tiene que realizar una visita al inmueble para tomar los datos pertinentes para su realización. Es obligatorio según el Real Decreto. Además, un procesamiento de datos incompletos o erróneos va a provocar una calificación por debajo de la real. En el corto plazo, y como ya ocurre en otros países de Europa, esto devalúa el inmueble, llegándose a pérdidas de hasta 30.000 € por salto de categoría.

Para cualquier consulta, por favor, poneos en contacto con nosotros a través de info@certificanorte.com o en 634 58 59 58.

Share Button

Etapas de una certificación energética de edificios existentes

El primer paso siempre es conocer si el inmueble del que es propietario necesita de la certificación. Una vez lo tenga claro, pónganse en contacto con empresas o técnicos de certificación energética de su zona. y pídales presupuesto. Asegúrese que además del precio detallado, el presupuesto incluya el detalle de los trabajos a realizar por el técnico, así como el plazo para realizarlos.

Cuando decida cual es el técnico adecuado y apruebe su presupuesto, tendrá que acordar una fecha para que realice una visita al inmueble. Esta visita es obligatoria y en ella el técnico tendrá que tomar los datos necesarios.

El técnico utiliza estos datos para, mediante una herramienta informática oficial del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, emitir el certificado. Además, realizará el estudio de las mejoras más interesantes económicamente para el propietario, que irán incluidas en el certificado.

El certificado se registrará en el órgano competente de la comunidad autónoma tal como exige la Ley.

Por último, el certificado se entregará al propietario y este realizará el pago en las condiciones acordadas anteriormente.

A partir de la fecha que indique, el certificado tendrá una validez de 10 años, siempre y cuando no se realicen cambios en la estructura o en las instalaciones de agua caliente, calefacción o refrigeración. En ese caso, el certificado dejará de tener validez, y tendrá que repetir el proceso si es que el inmueble se pone de nuevo a la venta o en alquiler.

Si tiene cualquier duda sobre certificación energética de edificios o cualquiera de nuestros servicios, consúltenos en info@certificanorte.com o en el 634 58 59 58.

Share Button

¿A quién le afecta la certificación energética?

3d human with a red question mark

Ya hemos contado qué es la certificación energética de edificios y porqué es ahora cuando se va a implantar este requisito legal. Ahora vamos a ver quienes son los afectados por esta nueva normativa que va suponer una pequeña revolución del mercado inmobiliario español. Los inmuebles a los que le aplica son:

  • Edificios o partes de edificios existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario, siempre que no se disponga ya de un certificado en vigor.
  • Edificios de nueva construcción (ya en vigor desde 2007).
  • Ampliaciones, reformas o rehabilitaciones de edificios existentes con superficie útil superior a 1.000 m2 donde se renueve más del 25% de la envolvente o la totalidad de las instalaciones térmicas.
  • Edificios o partes de edificios en los que una administración pública ocupe una superficie de más de 500 m2 (hasta julio de 2015) o de más de 250 m2 (a partir de julio de 2015).

Los edificios que no necesitan certificado son:

  • Aquellos que estén reconocidos como monumentos oficialmente.
  • Aquellos utilizados exclusivamente como lugares de culto y para actividades religiosas.
  • Construcciones provisionales con un plazo previsto de utilización de menos de 2 años.
  • Edificios industriales, de defensa o agrícolas en la parte destinada a talleres, procesos industriales, de defensa o agrícolas no residenciales. Es decir, la parte de oficinas o viviendas incluidas en el edificio SÍ están obligadas a tener certificado.
  • Edificios que se compren para reformas importantes o demoliciones: los locales vírgenes no necesitan certificado.
  • Los edificios o partes de edificios existentes que se usen durante 4 meses o menos al año.

Es obligatorio que cuando se haga publicidad de los inmuebles se informe claramente de la letra que le corresponde. Y es obligatorio que se enseñe una copia del certificado (el informe completo) a los posibles compradores y arrendatarios. Cuando se formalice el contrato de compra-venta o de alquiler hay que entregar una copia del certificado al comprador o arrendatario.

Hay que recordar que el certificado tiene una validez de 10 años, siempre que no se realicen reformas en el inmueble que cambien la envolvente (fachadas, ventanas, cubiertas, suelos) o las instalaciones térmicas (normalmente, caldera y/o aire acondicionado).

El certificado ha presentarse al órgano competente de la Comunidad Autónoma correspondiente por el propietario.

Share Button

¿Por qué ahora la certificación energética de edificios?

Como comentábamos hace unos días, es inminente la aprobación de la norma que establecerá la obligatoriedad de la certificación energética para edificios existentes en España. Es una norma que afecta, principalmente, a los inmuebles a la venta o alquiler y que salvo sorpresas, entrará en vigor el 1 de junio de 2013.

La certificación energética se aprueba ahora después de múltiples retrasos y que en realidad debería estar en vigor desde hace varios años, y tiene su origen en una directiva de la Unión Europea del año 2002 (sí, de hace 11 años). Esta directiva establecía como se deben certificar los edificios para poder comparar entre ellos y saber cual es más eficiente energéticamente. El Gobierno de España decidió transponer solo parcialmente esta directiva y aplicarla únicamente a los edificios construidos a partir de 2007. Sin embargo, la Unión Europea estimó que no era suficiente y en 2009 se condenó a España a retomar el tema y que realizara una transposición adecuada para la directiva. Así, ha ido pasando el tiempo, se han pagado multas por retrasos en la transposición, los países de la Unión han hecho sus deberes y han desarrollado una industria relacionada con la eficiencia energética en edificios, y nos estamos quedado atrás. El porqué ahora parece secundario.

Algunos se preguntarán qué necesidad tiene la UE de obligarnos a introducir esto de la eficiencia energética en nuestras vidas. Muy sencillo: el 40% de la energía que se consume en los edificios mientras que el resto se reparte entre transporte e industria. Mejorar este consumo es fundamental para cumplir con los acuerdos de Kyoto. Pero además, da a las familias y a las empresas del sector terciario la posibilidad de reducir sus costes en luz y gas, posibilitando que este dinero que revierta en el mercado y ayude a dinamizar la economía. Hay que añadir que Europa quiere que se cree una industria de la eficiencia energética que se convierta en referencia a nivel mundial, recuperando el liderazgo industrial que en su día perdió.

Puede que a muchos les resulten estas ideas una quimera. Sin embargo, es mucho más factible de lo que se imaginan. Como ejemplo, un dato que aunque no tiene que ver directamente con la certificación energética de edificios, es bastante elocuente: si se sustituyeran todas los máquinas frigoríficas comerciales que hay en supermercados e hipermercados por máquinas eficientes, se ahorrarían 300 millones de Euros cada año, el equivalente al consumo de la ciudad de Valencia. Por cierto, esas máquinas se fabrican en Pamplona por una empresa española y se amortizan en muy corto plazo.

Share Button

certificación energética de edificios, ¿qué es?

Esc_Cert_Energetica

En las próximas semanas se va a poner en marcha una nueva herramienta legal que pretende concienciar de la importancia de la energía y de como se usa para la economía: la Certificación Energética de Edificios Existentes.

Aunque en España los inmuebles posteriores a 2007 ya tienen el certificado, a partir del 1 de junio, aquellos que estén en alquiler o venta anteriores a 2007 también tendrán que tenerlo. Además, será obligatorio que la Categoría Energética se comunique cuando estos inmuebles se publiciten, algo que a fecha de hoy, no se estaba haciendo regularmente ni siquiera con los posteriores a 2007. Es una obligación impuesta desde Europa y que va ya con 11 años de retraso de aplicación en España.

Bien, ahora sabemos que los inmuebles a la venta o alquiler necesitan del certificado energético, pero, ¿qué es?

El certificado energético de una vivienda (aislada, piso o bloque completo) de un local u oficinas, es un un documento que, en función del cálculo de su demanda y sus consumos energéticos, le otorga una categoría. Esta categoría es análoga a las que ya tenemos para los electrodomésticos y es una escala que va de la letra A (mejor categoría) a G (peor categoría). Así, los compradores o inquilinos podrán comparar entre distintas viviendas con una escala única.

La demanda de energía depende de las características constructivas, de la orientación y de su ubicación en una determinada zona climática. Los consumos dependen de que la demanda que necesitemos sea mayor o menor, y tendrá que ser cubierta por unas instalaciones de calefacción y refrigeración que en función de su tipo, emitirán más o menos cantidad de CO2 a la atmósfera. Para los locales comerciales se contempla además la iluminación instalada.

En resumidas cuentas, para que nuestro inmueble sea letra A o B, las mejores categorías, el inmueble tiene que necesitar poco calor en invierno y poco frío en verano, y que además, los sistemas de agua caliente, calefacción y refrigeración que tengamos sean eficientes para que consuman lo menos posible. En cambio un inmueble letra G será justo lo contrario.

¿Por qué es importante para el comprador o arrendatario saber que letra es el inmueble a comprar o alquilar?

Muy sencillo, la letra va a ir directamente relacionada con lo que va a gastar todos los meses en electricidad y/o gas. Un inmueble letra A puede llegar a consumir un 70% menos que uno tipo G. Con una cuenta rápida se puede imaginar el ahorro que supone.

Para certificar su inmueble, tiene que ponerse en contacto con una empresa especializada, como Certifica Norte. Prepararemos un presupuesto que se adaptará a sus necesidades. Una vez aprobado, se acordará una visita a la vivienda o local para que un técnico realice las mediciones oportunas. Es una visita obligatoria por Ley que no se puede evitar de ninguna forma y no que no supondrá mucha molestia para usted. Con los datos necesarios, el técnico realizará el informe mediante un programa oficial del Ministerio de Industria que determinará la calificación de su propiedad.

Además, el técnico está obligado a proponer una serie de mejoras viables para que su inmueble mejore su demanda y consumo. Para Certifica Norte es muy importante poder ofrecerle un abanico de mejoras que tengan una amortización lo más corta posible y que, además, supongan una revalorización de la propiedad en el corto plazo.

Esto nos lleva a otro tema interesante: en países vecinos que ya tienen implantado este sistema (básicamente, todos los de la Unión Europea) se estima que la diferencia de precio entre dos letras puede llegar a ser de hasta 30.000 €.

Share Button